Unesistas del Zulia se unieron al rescate del bosque manglar “Tierra de Sueños”

santarosazul-2

El trabajo voluntario se realizó con la comunidad que hace vida en la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES), en el Zulia.

En correspondencia a los esfuerzos colectivos e institucionales por el rescate socioambiental de Santa Rosa de Agua, la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES) Sede Zulia realizó la recolección y clasificación de desechos sólidos para despejar las orillas que alimentan las raíces de los manglares que dan vida a los sistemas lagunares de nuestra Cuenca del Lago de Maracaibo.

La actividad se desarrolló a través del Plan de Trabajo Voluntario que dirige la Coordinación de Creación Intelectual y Vinculación Social (CCIVS), bajo el nombre Únete por la Vida y por el Mangle y se enmarcó en el Día Mundial de las Playas. En este sentido, participaron en el evento representantes del Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo y Aguas (Minea), el Instituto para la Conservación de la Cuenca y Lago de Maracaibo (ICLAM), Planimara, Ministerio del Poder Popular para la Cultura, Movimientos Ecologistas de la región, Comunas y Consejos Comunales del Pueblo Añú y Bahía de Capitán Chico.

“Para las comunidades que viven en los palafitos, los problemas más graves a afrontar pasan por la alta incidencia de cifras asociadas a la violencia y el delito organizado, también con la contaminación de sus aguas, como lo vemos, por ello es altamente significativo mantener el vínculo instituciones-comunidad, no hay sector diagnosticado por esta Coordinación que no esté cruzado por el dato delictivo, aunque sus prioridades a primera vista, sea por ejemplo esta, la de la basura”, mencionó Laugren Villalobos, coordinadora de CIVS .

La gran cantidad de basura que flota en las orillas del Lago y la inconciencia de las personas que lanzan basura en los manglares, impiden el curso natural de las aguas y con ello la supervivencia del mangle que es, además de pulmón vital, refugio importante para la biodiversidad que intenta sobrevivir ante el impacto urbano.

Jorge Pedroza, presidente del ICLAM, explicó al grupo de discentes, la fragilidad del ecosistema manglar ante la acción contaminante y la importancia de comprender su funcionamiento y organicidad ante cualquier estrategia ecológica y ambiental.

Los desechos recolectados entre las raíces del mangle fueron clasificados según su origen industrial (plástico, vidrio, metales), la materia orgánica fue reorganizada estratégicamente entre los humedales para que inicie su proceso natural de descomposición y se incorpore al ecosistema.

La jornada finalizó con décimas Añù y cuentos ancestrales de la Laguna, el Bosque Manglar, sus pobladores se despidieron con el acuerdo de retomar la acción ambiental, institucional y el trabajo voluntario, en apoyo a este espacio de significativo potencial turístico y cultural de la región Zuliana.

santarosazul-3